miércoles, 4 de noviembre de 2015

Funcionamiento de la Casa Santa Marta









El Hogar Parroquial de Ancianos “Casa Santa Marta” es una institución de caridad que depende de la Parroquia San Nicolás Obispo de Tonacatepeque, sin fines de lucro y que pretende brindar a sus beneficiarios condiciones integrales para una vida digna, proporcionando hospedaje, alimentación, atención médica y dignificación humana a sus beneficiarios.


1. Misión: Somos una obra de asistencia parroquial sin fines de lucro, destinada a brindar a los adultos mayores en desamparo, atención de calidez humana y cristiana, administrando con eficiencia los recursos y aportes solidarios.


2.  Visión: Ser un hogar de alojamiento temporal o permanente caracterizado por brindar atención integral a sus beneficiarios para recuperar su autonomía y fortalecer su dignidad.



La Casa Santa Marta se sostiene de donaciones de empresas y personas de buen corazón dentro y fuera del país, cuenta con instalaciones limitadas de espacio, habiendo una cantidad máxima de personas a las que se puede albergar, para evitar el hacinamiento y riesgos a sus residentes; los mayores gastos se centran en instalaciones, alimentación, medicamentos, exámenes de laboratorio y transporte de ancianos a citas en los hospitales nacionales.


Para mejor control de sus funciones, se ha conformado un Consejo Directivo, que vela por el uso adecuado de los recursos, realiza actividades para obtener fondos y lleva diversos controles en lo financiero, administrativo, gestión y logística del funcionamiento de la Casa Hogar, se lleva celosamente custodiado cada donativo en dinero, en víveres, mobiliario o de otro tipo.


Se cuenta con una sola empleada para un promedio de 10 residentes, lo que impide atender personas que cuenten con demasiadas limitaciones y que requieren atención personalizada.


Se ha diseñado un Reglamento de Funcionamiento, que contiene el proceso a seguir para el ingreso de nuevos inquilinos, este proceso requiere la figura de un responsable directo o indirecto del beneficiario, que puede ser un familiar, persona particular, asociación o comunidad religiosa que debe hacer las gestiones de solicitud de residencia por escrito ante el Consejo Directivo, el Consejo realiza al beneficiario propuesto un reconocimiento médico, un estudio socioeconómico y otros procesos para garantizar la situación de precariedad, de abandono, estado de salud y condiciones del inquilino potencial; este ente promotor de la solicitud de asilo, debe responsabilizarse del seguimiento del nuevo residente, colaborar cuando sea necesario en sus medidas de higiene, alimentación y otras actividades y ser garante de la atención que le brinda la Casa Hogar.


Recientemente en las redes sociales se sugirió ayudar brindando asilo al señor Carlos Martínez Méndez, quien se encontraba en el portal junto a la municipalidad, se hicieron las gestiones correspondientes, pero no aceptó irse a la Casa Hogar.


Para que usted conozca algunos procesos incluidos en el Reglamento, que solo persiguen asegurar la ayuda al más necesitado bajo las mejores condiciones posibles, le mostramos los siguientes:





CAPITULO QUINTO


 DE LOS RESIDENTES




Artículo  15.-  Como nuevos beneficiarios, la Casa Hogar solo albergará a personas adultas mayores de 70 años que cubran los requisitos de admisión, previo estudio socioeconómico. Los residentes se clasificarán en:

a) Residentes Permanentes: Personas que carezcan de familiares hasta en segundo grado en cualquiera de sus líneas (directa o colateral) y que por sus condiciones económicas, físicas e intelectuales no puedan sostenerse por sí mismos,

b) Residentes Temporales: son personas que cumplen requisitos para habitar el Hogar que se encuentran en un proceso de rehabilitación de su salud y que por sus condiciones sociales de riesgo, pueden ser atendidos temporalmente en la Casa Hogar, previo aval del Consejo Directivo.




ADMISIÓN DE RESIDENTES




Artículo  16.- Para ser residente de la Casa Hogar se requiere cumplir con los siguientes requisitos:

1.    Ingresar por voluntad propia.

2.    Ser mayor de 70 años

3.    Respetar las normas del hogar y las reglas de convivencia

4.  Carecer de los recursos económicos necesarios para mantenerse por sí mismo (resultado de la valoración socioeconómica que realice Trabajo Social).

5.    No tener familia hasta en  un segundo grado de consanguinidad

6.    No tener antecedentes penales.

7.    No ser alcohólico ni consumir drogas

8.    No tener padecimientos psiquiátricos.

9.   No padecer enfermedades de tipo contagioso (de ser necesario, puede solicitarse certificado expedido por un médico o centro asistencial)

10. Conservar un alto grado de capacidad funcional e independencia.

11. Estado de abandono, riesgo, fragilidad económica.

12. Presentar documentos de identidad personal

13. Someterse a chequeo del equipo médico de la Parroquia y a los exámenes que éste considere

14. Formular por escrito de forma personal o por tercera persona su solicitud de ingreso dirigida al Consejo Directivo de la Casa Hogar.



Para efectos de corresponsabilidad en el sostenimiento del adulto mayor, se definen los siguientes:

a) Responsable Directo: los familiares del residente, la institución o autoridad local que solicitó el ingreso del adulto mayor.

b)  Responsable Indirecto: aquella persona, Comunidad o Ministerio Parroquial que recomiende o canalice a un adulto mayor para ser aceptado en la Casa hogar.



Artículo  34.- El responsable del residente se obliga a:

a.    Visitar por lo menos tres veces al mes a su residente.

b.    Suministrarle medicamentos y otros que requiera el residente.

c.    Llenar una declaración jurada y cumplir las responsabilidades incluidas en la misma

d.    En caso de cambio de domicilio, notificar su nueva dirección y número de teléfono.

e.    Llevar al residente a consulta médica cuando sea requerido.

f.     En caso de fallecimiento del residente, apoyar en los trámites y pagos funerarios.



Las necesidades de asilo son muchas, tanto en la zona urbana como rural, pretendemos en lo sucesivo con estos procesos asegurar que se brinde ayuda a aquellas personas con mayor riesgo social, abandono y falta real de responsables para su cuido (familiares).

Agradecemos a quienes colaboran para esta obra y para diversas actividades de solidaridad con los más necesitados, muchas bendiciones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario